Opositar es difícil, pero nosotros intentamos hacer todo lo posible para minimizar su dureza y evitar que se vuelva insano. 

Nuestro método se basa en los siguientes puntos:

 

Experiencia y eficacia: más de veinte años y unos excelentes resultados nos avalan. 

Preparación personalizada y monitorizada del alumno; grupos reducidos (máximo 6 alumnos por preparador).

 Un equipo fuertemente cohesionado y coordinado, formado siempre por ex-alumnos "que lo consiguieron", incorporados por sus especiales méritos y compromiso, convierten SKR en un equipo sólido y leal a sus principios, siempre dispuesto a la introspección para no bajar nunca –y siempre mejorar- sus estándares de calidad. 

Preparación integral y concienzuda (entrenamos la forma y el fondo). 

Honestidad, compromiso, cariño y responsabilidad en la preparación. Y reciprocidad: exigimos la misma implicación y esfuerzo a nuestros alumnos.

Materiales de calidad y actividades milimétricamente programadas y contrastadas; generamos un ambiente donde todo se cuida y nada se deja al azar, para que el alumno optimice su tiempo y esfuerzo. 

Conciliación del esfuerzo con un ambiente cordial y solidario. Fomentamos y velamos por el compañerismo entre alumnos. 

Rotación periódica de preparador.